Carta sobre la CPI contra el MST y contra la reforma agraria

Señor Presidente de la Cámara 

Diputado Arthur Lira 

y señores líderes de todos los partidos

Señores parlamentarios,

Los abajo firmantes estamos muy preocupados por el curso que está tomando la Comisión Parlamentar de Investigación (CPI) contra el MST, a través de las declaraciones de parlamentarios ruralistas, de la oposición y de la realización de las  sesiones.

Hay una clara intención de criminalizar al MST, a los movimientos del campo y también a los movimientos que  luchan por vivienda en las ciudades.  La Constitución brasileña garantiza el legítimo derecho a organizar a todas las categorías de trabajadores y a llevar a cabo diferentes formas de movilización en la lucha por sus derechos históricos.

Nuestra jurisprudencia ha establecido que las ocupaciones realizadas por movimientos populares de forma colectiva no constituyen despojo de propiedad, sino que tienen como objetivo presionar a las autoridades para que apliquen la ley y resuelvan los dictámenes constitucionales de garantizar la tierra a quienes la trabajan, vivienda digna y trabajo.

La realidad agraria, la injusta estructura de la propiedad, seguramente no será objeto de investigación y análisis por parte de la CPI, debido a su plan de trabajo.  Y todos sabemos cuántos crímenes son cometidos en el medio rural por las clases pudientes y las formas de explotación de la naturaleza, que afectan a toda la sociedad brasileña.

Basta recordar, la propagación de los crímenes ambientales, como la deforestación e incendios en todos los biomas. Esto provoca cambios climáticos que afectan a toda la población brasileña, ¡e incluso a todo el continente!

Crímenes relacionados con el trabajo esclavo, en áreas rurales e incluso en el trabajo urbano y doméstico.

Crímenes relacionados con la invasión de tierras públicas y áreas indígenas y quilombolas, con el objetivo de robar madera, minería ilegal y apropiación de los bienes de la naturaleza que son bienes comunes de toda la sociedad.

Crímenes relacionados con el uso abusivo de agrotóxicos, que matan la biodiversidad, contaminan las aguas subterráneas, manantiales y ríos. Y afectan a la salud pública con la comprobada aparición de cáncer causado por el glifosato.   

Crímenes cometidos contra las personas, en las decenas de asesinatos de trabajadores, pueblos indígenas y apoyadores, ocurridos históricamente, abundantemente registrados y denunciados por la Comisión Pastoral de la Tierra, y que, en su mayoría, permanecen impunes.

Somos testigos de los esfuerzos del MST y de otros movimientos populares en el campo para desarrollar una reforma agraria popular, que atienda a los intereses de todo el pueblo brasileño.   

La reforma agraria es una necesidad determinada por nuestra constitución para la desapropiación de las grandes propiedades improductivas, como la constitución manda, garantizando la democratización de la propiedad de la tierra y las oportunidades de trabajo para todas las familias.

Pero ahora también hay otros principios paradigmáticos, como la necesidad de defender la naturaleza, de proteger las florestas, ¡de garantizar la deforestación cero!

La reforma agraria tiene ahora como principal actividad la producción de alimentos saludables, para todo el pueblo, lo que exige la adopción de la agroecología.

El MST defiende la industrialización de nuestro país, difundiendo y adoptando la agroindustria cooperativa como forma de procesar y conservar alimentos para abastecer a las poblaciones urbanas.  La agroindustria también permite la inclusión del trabajo de las mujeres y de la juventud en el campo.

Defiende la mecanización de la agricultura familiar como forma de aumentar la productividad del trabajo, incrementar la productividad de la tierra y contribuir a la reindustrialización del país.

Defiende el acceso a la educación en todos los niveles, hasta la enseñanza superior, que es posible gracias al programa PRONERA, que adopta el sistema de alternancia, como forma de facilitar el acceso de los jóvenes que viven en el campo, sin necesidad de emigrar.

Defiende nuestra cultura y gastronomía brasileña, como parte de la sociabilidad y el buen vivir de nuestra población.

Es un programa de desarrollo necesario, que todo el pueblo brasileño necesita.

Por todas estas razones, manifestamos nuestra preocupación con el rumbo de la CPI y esperamos que Vuestras Excelencias velen por los principios republicanos y democráticos, para evitar atropellos y el uso de la retórica para difundir mentiras, odio, violencia, discriminación y persecuciones inútiles, que en nada contribuyen a la solución de los verdaderos problemas agrarios.

Nos solidarizamos con el MST porque en sus 40 años de actuación ha contribuido a la lucha contra la pobreza, la desigualdad social y la mejora de las condiciones de vida de nuestro pueblo.

Atentamente

Junio de 2023

Afonsinho, médico y ex futbolistaCelia Gonçalves, makota del CENARABFernando Morais, escritor
Ariovaldo Ramos, pastor evangélicoChico Buarque, escritor y músicoFrei Betto, escritor y asesor de movimientos populares.
Carol Proner, jurista y profesoraEduardo Moreira, economistaJacques Alfonsin, jurista
José Trajano, comentarista deportivo.

    Visitas: 1192

    WhatsApp
    FbMessenger
    WeChat
    VK